Deja de mirar hacia el otro lado, Delaware

Comentario sobre la necesidad de acciones tangibles en nombre de las comunidades más vulnerables de Delaware enfrentando la pandemia

 · December 11, 2020

(in English)

¿Nos importan nuestras comunidades más vulnerables?

¿Dónde está el amor por quienes sostienen las industrias más grandes de nuestro estado?

¿Cuántos meses más vamos a mirar para el otro lado, Delaware?

Han pasado ya nueve meses desde que COVID-19 llegó a Delaware, y cada mes, el estado ha implementado nuevas modificaciones para controlar o frenar la propagación del virus.

En general, estamos experimentando la pandemia de manera diferente: algunos pueden trabajar desde casa de manera semipermanente, algunos pueden dejar de trabajar mientras están en cuarentena, pero otros no tienen esos privilegios.

Tenía la esperanza de que COVID-19 nos abriera los ojos a cuánto dependemos los unos de los otros porque este es un momento que resalta el papel de los trabajadores esenciales que sostienen nuestro sustento y satisfacen nuestras necesidades vitales: alimentos, productos agrícolas, mantenimiento, etc. Lamentablemente, seguimos ignorando disparidades cada vez más evidentes y crueles.

Estoy hablando acerca de los trabajadores invisibles indocumentados que arriesgan sus vidas todos los días para alimentar a sus familias, y para quienes las condiciones por las que están pasando son inhumanas y solo han empeorado durante la pandemia. Todos nos beneficiamos de ellos, pero nos sentimos cautelosos al discutir y proteger a nuestros trabajadores de las plantas procesadoras de pollos y de la industria de los alimentos.

He ido de un lado a otro del estado, me he reunido con trabajadores avícolas de diferentes plantas. Ya sea que nos encontremos en la calle o en un centro comercial local, la mayoría de los trabajadores tienen la misma expresión en sus rostros: seriedad, casi apatía, desesperanza.

“A nadie le importa, señorita”, me dicen. “A nadie realmente le importa, ¿sabes a qué me refiero?”


Muchos trabajadores describen abuso tras abuso en sus trabajos de planta a través del constante maltrato, humillación y amenazas; supervisores que abusan de compañeros de trabajo y propietarios que fingen no ver violaciones de derechos humanos en beneficio de sus ganancias. Estos patrones perturbadores de conducta también se comparten entre los trabajadores de la industria de servicios alimentarios.

Actos simples, como obtener mascarillas de calidad para prevenir la propagación del virus, se han convertido en un problema para los trabajadores. ¿Imagina tener que solicitar continuamente máscaras para protección durante una pandemia cuando trabajas en un ambiente que te pone en la primera línea del peligro?

Ahora nos enfrentamos a una propagación rápida y sólida nuevamente a medida que aumentan los números en los EE. UU. Muchos trabajadores se están enfermando y no tienen la red de apoyo o los beneficios que tienen muchos ciudadanos. Y no se nota mayor urgencia por cuidarlos.

Aunque hay una diferencia en uno de nuestros condados, los que están en el poder han intentado detener la propagación con desinfectante, máscaras y pruebas; aunque es un esfuerzo razonable, ¿qué pasa con los recursos básicos que estos trabajadores necesitan para quedarse en casa si se infectan con COVID-19? En lugar de educar a la comunidad sobre cómo detener la propagación del virus, ¿dónde está la responsabilidad de quienes no tienen el privilegio de una red de seguridad, un trabajo seguro y un hogar cálido?

Mientras los que  toman las decisiones importantes se sientan para hablar sobre la educación de COVID-19, una persona indocumentada enfrenta el abuso de los propietarios que apenas mantienen condiciones de vida decentes, abuso en el trabajo y miedo de hablar.

Como alguien que ha estado en algunas de estas salas de toma de decisiones, la desconexión suena como conversaciones sobre PPE, sitios de prueba y apoyo médico, pero nada eso es todo si las personas no califican para la ayuda federal.

¿Y sabes cómo suena eso? Racismo y discriminación. Podemos llamar fácilmente estos términos a nivel federal, pero rápidamente los etiquetamos como irresponsables e insensibles a nivel local. Pero sí, también es discriminación. 

No solo hay un elefante en la habitación, sino que está pisando encima de esta comunidad, mientras que el gobierno local más alto no parece entender o importarle lo suficiente.

Para los trabajadores indocumentados, quedarse sin trabajo no es una opción. Si alguien se infecta, no tiene acceso a los recursos adecuados para quedarse en casa y recuperarse.

“Sin trabajo, no hay comida ni casa”, dice una madre.

Perder el trabajo es un gran temor para muchos porque eso es todo lo que tienen para alimentar a sus familias y sobrevivir. Debido a su estatus, a menudo no tienen la oportunidad de tomar programas para aprender habilidades nuevas y tomar trabajos diferentes  o estudiar carreras profesionales. Incluso recibir ayuda de los servicios públicos y el alquiler es un peligro potencial porque hay una falta de protocolo sobre la distribución de recursos financieros sin ponerlos en peligro. Existe un temor inminente de recibir atención no deseada sobre su estado migratorio.

“Tenía COVID y me debilité mucho”, comparte una madre de tres hijos que vive en Sussex. “Tuve que dejar de trabajar, [pero ahora] debo dos meses de alquiler y no puedo volver a trabajar porque todavía estoy débil, no puedo oler ni saborear”.

Necesitamos hacer esto mejor. Existen algunos esfuerzos para pagar rentas, pero no son suficientes para proporcionar los recursos necesarios en cada rincón de las comunidades de inmigrantes indocumentados en nuestro estado donde más se necesita la ayuda.

Debemos asegurarnos de que los trabajadores estén protegidos, respetados, debidamente capacitados, tratados con dignidad y justamente compensados, especialmente ahora que están arriesgando sus vidas para producir y sostener la economía durante la pandemia.

Esto está mal Delaware. No podemos ser el estado donde vive el presidente nuevo con esta mancha de ceguera voluntaria. Si los valores democráticos son lo que todos amamos y respetamos, ¿por qué no estamos haciendo lo necesario para hacer justicia en casa?


Estimados legisladores emergentes, sé que comprenden el dolor de la gente, y así es como obtuvieron su asiento en el poder. Les ruego que continúen trabajando por las comunidades a las que sirven y están enfrentando la adversidad. Especialmente ahora que enfrentamos una pandemia sin precedentes.

Me sentí llamada a escribir esto para hacernos responsables por no prestar suficiente atención. Para transformar la calidad de vida de todos en nuestro estado, debemos mirar hacia adentro y no tener miedo de tomar acciones necesarias. La indignación acerca de la frontera está aquí entre nosotros, y tenemos que mirarla a los ojos. Necesitamos lidiar con soluciones locales que brinden a todos el mismo derecho a la educación y la capacitación, acceder a recursos y promover la alfabetización en inglés como una necesidad primaria guiada con amabilidad y respeto, pero no como una imposición colonizadora.

Supongamos que dejamos de usar las palabras “justicia, equidad y dignidad” como puntos de conversación para demostrar que nos importan y, en cambio, incluimos esos puntos de conversación en la leyes aprobadas. Hasta que sean ley, esas palabras tienen poco valor en nuestro discurso, cartas, videos, etc. Hasta entonces, nos estamos engañando con la ilusión de una narrativa vacía sin compromiso ni intención.

No es una novedad que la gente de todas nuestras comunidades esté sufriendo, que esté hambrienta y desamparada – enfrentando adversidades más allá del entendimiento de muchos políticos. Ya es hora de hacer una declaración y mostrarle al mundo lo que Delaware puede hacer.

Gente de Delaware (Delawareanos), estamos en el centro de atención internacional en este momento histórico, y debemos marcar el ritmo para nuestros estados hermanos y legisladores en todo el país. Los primeros 100 días del  presidente nuevo son esenciales para mostrarnos, mostrar al mundo con acciones audaces de qué se trata este nuevo liderazgo y ver cambios sistémicos radicales. El mundo está evolucionando y las políticas anticuadas y las prácticas de apropiación de poder no son aceptables en nuestra visión colectiva actual. Tenemos grandes legisladores y grandes líderes éticos emergentes centrados en la innovación y en un trabajo audaz.

Tenemos grandes problemas en muchos frentes, pero no los resolveremos con nuestra mentalidad anticuada. Escuchamos las nuevas voces de quienes han experimentado estas desigualdades.

Con respecto a la reciente selección de Biden para manejar los asuntos de immigración en su próxima administración, estas personas son las mismas  que han dañado a las comunidades durante la administración de Obama en materia de inmigración y crearon deportaciones masivas. Ser una persona de color no es el único requisito para sugerir que se posee la ética y la bondad necesarias para trabajar en asuntos de inmigración. Es por eso que debemos impulsar cambios sistémicos fundamentales en las leyes de inmigración y justicia penal.

Tenemos que entender que necesitamos apoyar una reforma migratoria completa e integral para aquellos que están construyendo una nueva vida mientras apoyan y sostienen a este país. Tenemos que ser “el” estado que pide a nuestro presidente que haga esto posible.

En un nivel más local, debemos actuar juntos y hacer lo que sea necesario. Todos los demás legisladores han sido reelegidos. Nuestro gobernador tiene un periodo más para gobernar y con ello la oportunidad de apoyar una mejor supervisión de los derechos laborales, las políticas de inmigración, el acceso a la educación para los adultos indocumentados y alguna forma de matrícula educativa estatal para sus hijos.

Los trabajadores indocumentados llegaron para quedarse y esta es su casa. Sus hijos van a las mismas escuelas que las de todos. Son una parte vital de nuestras comunidades. La mayoría de esas familias pagan impuestos y obtienen cero beneficios a cambio.

Esta es nuestra oportunidad de hacer las cosas bien y dejar de actuar como una comunidad de dobles estándar . 

Aprendamos a vernos, a conectarnos, a respetarnos y a trabajar juntos para reconstruir nuestro estado y eso requiere cariño, honestidad, confianza y compromiso. Nuestras comunidades indocumentadas están salvando el día a lo grande, y debemos entender que sus vidas no pueden tomarse por ganadas.

Necesitamos políticas sensibles para protegerlos ahora.


Esto es lo que podemos hacer ahora;

1. Perdonar las rentas o cubrir el costo del alquiler: los inmigrantes indocumentados se ven afectados como cualquier otra persona en el estado; merecen ser alojados. Ha habido poca inclusión para ellos en los programas locales que ayudan con los servicios públicos y el alquiler. Esta comunidad necesita marketing intencional para llegar a ellos, para que conozcan con certeza los programas creados para satisfacer sus necesidades.

2.  Derechos laborales estrictos, responsabilidad y supervisión: esto debe incluir un comité de defensores comunitarios para revisar y proponer pautas estandarizadas y mejores prácticas en el lugar de trabajo. Este grupo debe reunirse con los trabajadores cada dos meses para verificar el progreso y abogar en el nombre de los trabajadores.

3. Inversión en instalaciones de cuidado infantil: Los adultos necesitan trabajar y no tienen lugar ni apoyo para que sus hijos sean vigilados adecuadamente. Existe una gran necesidad de centros de cuidado infantil para esta población y especialmente en el Sur. Hay un número significativo de madres solteras que primordialmente necesitan este apoyo.  El aprendizaje a distancia, los padres a menudo tienen que ir a trabajar y dejar a sus hijos en casa para que los supervisen los niños mayores o quién pueda verlos.

4. Acceso a becas para que adultos indocumentados aprendan habilidades para encontrar oportunidades laborales: Sin seguro social, la población indocumentada no califica para educación continua ni ningún programa para mejorar. Esto los deja con una pequeña cantidad de oportunidades laborales. Podrían ayudar con la escasez de mano de obra bilingüe en las escuelas “Tengo un título de profesor de mi país y quiero ayudar y ser maestro aquí pero no puedo porque no se me permite hacer nada en mi situación”, “ Soy psicoterapeuta profesional y no puedo ayudar a padres e hijos que necesitan apoyo en este momento debido a mi estatus migratorio ”. Comparten dos miembros de la comunidad, uno de Sussex y otro de NCC.

5. Matrícula estatal o algún tipo de mecanismo para que los estudiantes indocumentados tengan acceso a las universidades locales: Tradicionalmente, los estudiantes indocumentados son algunos de los mejores estudiantes con una fuerte determinación de triunfar. Aunque algunos Dreamers tienen acceso a apoyo, muchos estudiantes indocumentados no lo tienen. También merecen saber que apoyamos sus sueños y valoramos su futuro como cualquier estudiante y todo estudiante.

6. Inversión en una radio comunitaria estatal para brindar programación imparcial en Español y Creole: Es necesario brindar información crítica a esta comunidad e informarles sobre recursos, participación cívica, oportunidades educativas y más. Actualmente, no existe una red eficaz para llegar y conectar a muchas de las comunidades de inmigrantes. Una radio web funcionará para algunos, pero no para muchos en función del acceso a una conexión a Internet segura y estable. Queremos llegar a aquellos que necesitan la información y quienes necesitan ser protegidos y también proteger a los demás.

7. Finalmente y más importante, se debe implementar una política firme de comunidades seguras en todo el estado para proteger a las personas de sufrir agresiones y abusos: Cada departamento de policía en el estado tiene políticas diferentes, y no todos brindan apoyo y son justos para con los inmigrantes. Eso debe cambiar para que las personas se sientan libres de pedir ayuda y atención sin sentir que serán acosadas o deportadas por tener COVID-19.

Estas son respuestas a una parte considerable del rompecabezas.

Ser pioneros de un buen cambio para moldear el nuevo mundo requerirá coraje, determinación, una estrategia con valores y un compromiso auténtico de nuestros funcionarios. No hay espacio de complacencia para los funcionarios que solo quieren seguir fingiendo hacer pero no actuar para desmantelar todos los males que la historia ha hecho a las comunidades durante generaciones. Todos estamos observando y más miembros de la comunidad estarán listos para comenzar a capacitarse y desafiar más puestos en el gobierno si sienten que pueden servir mejor a sus comunidades.

¿Estamos listos para actuar y emprender acciones audaces para salvar vidas? Hagámoslo y establezcamos el camino para todos.

No más mirar hacia el otro lado.